¡Echa un vistazo a las últimas entradas publicadas!

domingo, 3 de marzo de 2013

Crítica de PARANORMAN (Sam Fell, 2012)

Después de ver Wreck-it Ralph y ayer ParaNorman, definitivamente he de ver más cine animado. ¿Alguna sugerencia? Mientras os las pensáis, comenzamos:

Director: Sam Fell

Reparto: Kodi Smit-McPhee, Jodelle Micah Ferland, Tucker Albrizzi, Anna Kendrick, Casey Affleck, Christopher Mintz-Plasse, Leslie Mann, Jeff Garlin, Elaine Stritch, John Goodman, Tempestt Bledsoe, Bernard Hill.

Argumento: Norman, un chico solitario y marginado por su habilidad de hablar con los muertos, es encomendado una misión; lograr apaciguar la maldición de la bruja que se reaviva cada año desde que la condenaron a muerte hace más de trescientos años.

Crítica: Tras ver la maravilla tecnológica que era Wreck-it Ralph, no pensé que ParaNorman pudiera superarlo. Por sorpresa (positiva) lo ha hecho.

¿Razones? Hay varias. Wreck-it Ralph tiene la ventaja de jugar con la nostalgia y las referencias que tanta gracia hacen a los gamers (y no tan gamers), pero como ya dije, puede ser un poco infantil para públicos adultos y hasta que no logra terminar de encontrar la medida justa hacia el final, puede tener varias escenas en que, todo y los prodigios tecnológicos, se presente algo hueca, vacía y simplona. ParaNorman en cambio crea la magia por si misma.

En primer lugar tenemos la historia. El guión de por sí es sobresaliente, lleno de lineas divertidas  que siempre desembocan en risas (y que pueden hacer reír a pequeños y grandes) y con un giro argumentativo al final inesperado y muy poco común en este tipo de historias de terror. Y digo terror porque, aunque esté enfocada a niños, por méritos propios logra dar miedo.


Después, los personajes. Maravillosamente doblados y animados, cada uno ofrece su extraña aportación a tan variopinto reparto, encabezado por el portentoso personaje de Norman. Norman es el corazón de la cinta. Lo que podría ser la típica historia del chico marginado y sin amigos pero con una vuelta de tuerca que la hace creíble y entrañable.

Es su fe ciega en ayudar a los demás lo que impulsa la cinta y, al final, el alma de la misma; su inseguridad y personalidad introvertida con los demás niños y adultos pero afable con los muertos que vienen a pedir su ayuda. Mi ejemplo favorito es, sin duda, las charlas que comparte con su abuela, que rebosan calidez y sentimiento sin necesidad de ser apasteladas.


Pero si hay algo que eleva a ParaNorman por encima de la media, son sus secuencias finales. Cargadas de magia animada, el simple hecho de que Norman no decida atacar a Agatha "la bruja", sino comprender su historia (como si fuera la propia) y darle el descanso final y eterno que se merece, te derrite el corazón. Es eso lo que te hace ver a Norman como un chico tan simple y bondadoso que te entran ganas de achucharlo. Y es, a fin de cuentas, lo encumbra la hora y media que dura esta maravillosa película de animación. Eso y la ternura con que ayuda a los muertos, y la escena final en la que logra que su padre hable con su abuela, y su divertidísimo e inteligente guión (lleno de extraños personajes y responsables de escenas como la del baño -John Goodman es dios-). Y que el stop-motion mola un montón también, ¿porqué no?


Nota: 8,5

______________________________________________________

Y hasta aquí la crítica. Definitivamente he de ver más cintas animadas. Hace tiempo que no son solo para niños y ParaNorman es un claro ejemplo. Recomendada para todos, grandes y pequeños. Si ya la has visto ¿qué te ha parecido? Y si eres fan, te recomiendo que vayas YouTube y veas alguno de los vídeos en lo que te enseñan como fue el elaborado proceso de creación (que en escenas como la citada en el baño llegó a durar un año) y doblaje. Aquí os dejo una muestra y con ella me despido:



Nos vemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por dejar tu opinión! :)

Quizás también te interese
¡Recomienda este blog!