¡Echa un vistazo a las últimas entradas publicadas!

jueves, 5 de marzo de 2015

Crítica de BOYHOOD (Richard Linklater, 2014)

Director: Richard Linklater

Reparto: Ellar Coltrane, Patricia Arquette, Ethan Hawke, Lorelei Linklater.

Argumento: Rodada a través de doce años, Boyhood narra la infancia y adolescencia de su protagonista desde los 6 hasta los 18 años, y con ella intenta capturar las vidas de aquellos que le rodean -sus padres y su hermana- a medida que estas evolucionan y cambian.

Crítica: Boyhood era, hasta que llegó el PGA, la favorita en la reciente edición de los Oscar. Aclamada casi unánimamente por la crítica, es una de esas cintas que sus admiradores no paran de mencionar y alabar hasta la saciedad ("¡Una experiencia cinematográfica como ninguna otra!", "¡Un hito en la historia del cine!") y que sus detractores destripan sin piedad, bien porque les han obligado a tragar anécdotas durante meses o porque les ha decepcionado y piensan que no era para tanto.

Yo estoy en medio de esa escala, aunque ha habido momentos en que me han entrado ganas de darle un tortazo al siguiente que me repitiera como escribían los guiones sobre la marcha y como se reunían una vez al año en una "experiencia sin igual". No es para tanto. El reparto adulto -y remarco lo de adulto- está muy bien porque tanto Arquette como Hawke tienen en mano papeles muy ricos que no suelen darse al "padre o la madre" en una película. Suelen ser el decorado a la historia del protagonista. Aquí su evolución importa, casi tanto como la del protagonista, especialmente en el caso de Arquette. Además, la película sabe como jugar sus cartas; Boyhood no es solo un truco visual para que digamos "Eh! Mira! Ha crecido!". Está montada de tal forma que la evolución física ayuda y enriquece la historia y ver como el niño va avanzando a través de su adolescencia se convierte en algo digno de ver, sorprendente. Realmente sientes curiosidad por ver que cambios le deparará el siguiente año, el siguiente padrastro, la siguiente etapa. Verdaderamente parece que estás explorando la vida de alguien.


El problema es que, llega un punto hacia la mitad de la cinta en que el tono cambia y algunos de los detalles más "peliculeros" se alisan hasta que lo de "vida mundana" cobra otro significado y hacia el final acabas un poco aburrido (se hace verdaderamente larga). Sé que en la mayoría de adolescencias la mayor sorpresa es el auto-descubrimiento personal y eso pasa de una forma sutil e interna que intentan plasmar en pantalla, pero a medida que pasan los minutos Boyhood se decanta más hacia la celebración de una vida que hemos tenido el privilegio de observar. Y aunque merezca la pena, sigo pensando que se lo podrían haber currado un poco más con el guión. Haber hecho a Mason algo más... ¿vivo? Cuando piensas en la embergadura del proyecto y el esfuerzo puesto por director y actores la experiencia se vuelve más especial, pero en sí la película es normalita. Como digo, no es para tanto si solo la apreciamos por lo que es como cinta. Ahí está el error que creo que han cometido muchos; Boyhood daba para ser la sorpresa indie del año, pero si hubiese ganado Mejor Película en una locura colectiva de fans repitiendo detalles de su proceso de grabación nos hubiésemos arrepentido en muy poco tiempo. Lo que ha significado y el riesgo de su propuesta -que ha sido un éxito, eso hay que admitirlo- se han comido lo que es como película objetivamente.


Tampoco ayuda que para hacer un proyecto así se necesita la colaboración y compromiso de todos y el de Ellar Coltrane y Lorelei Linklater es como mucho irregular. El protagonista atraviesa un larga fase en que su personaje es básicamente un hipster abúlico que no se puede decir que actúe más allá de repetir las líneas del guión. Vale que el papel de Ellar y Lorelei es dejarse grabar, que no eran actores profesionales y que durante la adolescencia todos seamos más o menos distantes, pero llega un punto en que te preguntas porque deberías preocuparte por la vida de alguien que parece tan vacío, tan poco motivado por nada. Lo de Lorelei ya es otra cosa. Se nota que llegó un punto en que se cansó y ya no quería seguir actuando pero por contrato (y porque habría sido una putada haber abandonado) siguió hasta el final. La escena en que ha de improvisarle un discurso de despedida a su hermano es físicamente incómoda de ver. Y no en el buen sentido. Esa sensación ha acompañado a la actriz a través de la temporada de premios y su look de miembro de la familia Adams no ha jugado para nada a su favor, así que no haré más leña del árbol caído. Aunque lo del apellido cante demasiado.

De todas formas, como digo, es una buena película. Tanto Linklater como Hawke como Arquette se comprometen al 100% y sus respectivas partes son muy buenas -de nuevo enfásis en el gran papel de Arquette-. Simplemente no es la maravilla de la que muchos se han enamorado. No para mi, de todas formas.


<["Qué termine ésto ya, porfavor..." o tú y Lorelei al final de Boyhood

...

...

...

Perdón, tenía que hacerlo.

~7,2~

__________________________________________________

¡Y hasta aquí! Espero no haber sido muy duro con los Linklater, pero bueno, consecuencias de ser una de las películas más comentadas del año, para gustos los colores.

Nos vemos en la siguiente entrada! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por dejar tu opinión! :)

Quizás también te interese
¡Recomienda este blog!