¡Echa un vistazo a las últimas entradas publicadas!

domingo, 28 de abril de 2013

Crítica de THE WIZARD OF OZ (Victor Fleming, 1939)

Bueno, bueno, bueno. Sé que este mes no me estáis viendo mucho el pelo (y si no fuera por los Jueves Seriéfilos todavía menos). La razón principal es que estoy a finales de bachiller (a tres semanas de terminar segundo, bitch!) y cuando no estoy estresado estudiando o haciendo deberes, estoy perdiendo el tiempo o sin muchas ganas de reseñar todas las críticas que tengo pendientes del Trabajo de Recerca. Tampoco es que tenga el blog del todo abandonado (esta será la séptima entrada del mes) y ideas no me faltan, pero supongo que a medida que tenga más tiempo libre, iré aprovechándolo mejor. En el campo seriéfilo las cosas van mejor (especiales y nuevas series están por llegar) y esta noche, si no me entretengo con cualquier memez, tendría que caer algún visionado. Considerando que la próxima semana va a ser un oasis (con incluso un día de fiesta) antes de las dos últimas tandas mortales de exámenes, espero poder pasarme por aquí algo más antes de que termine Abril. De mientras, podéis disfrutar de la crítica de El Mago de Oz, recién horneada y publicada bajo esta enorme introducción. Seguid el camino de baldosas amarillas!

Director: Victor Fleming

Reparto: Judy Garland, Frank Morgan, Ray Bolger, Jack Haley, Bert Lahr, Billie Burke, Margaret Hamilton.

Argumento: Dorothy desea viajar a un lugar "más allá del arco-iris" donde la gente sea buena con ella y no haya vecinas harpías que intenten eliminar a su perro. Y eso es justo lo que le sucede cuando, tras el paso de un terrible tornado, se encuentra en un lugar muy lejos de Kansas.

Crítica: Siendo sinceros, nunca pensé que me fuera a chiflar esta película. "Un cuento de niños" con buena técnica e importante para la fase del trabajo en la que estaba en ese momento. Que terminara siendo una de mis cintas favoritas sin duda fue una sorpresa.

No hay razón aparente y sin embargo hay muchas. Es simplemente una película que enamora. Desde la música, pasando por el reparto, hasta llegar a su complicada moraleja a través de su camino de baldosas amarillas. El Mago de Oz rezuma magia por los cuatro costados, y sabe tirar de cada sentimiento y de cada efecto en el momento adecuado.

Si vamos en forma lineal, no hay nada como empezar con la inmensa voz de Garland. Todavía me pregunto quién fue el lumbreras que quería cortar su versión y pegar la de otra cantante. Si hay algo que define la película es ella. Su maravillosa interpretación, su alegría, sus lágrimas y su ancho corazón a la hora de ayudar o de proteger a los suyos. Si habéis visto la película sabéis perfectamente en que momento te enamoras de ella por primera vez, pero para refrescaros la memoria...



Lo que nos lleva al cambio entre la triste Kansas y el colorido mundo de Oz. Un universo habitado por conocidas caras convertidas en espanta-pájaros, leones y hombres de hojalata. Dónde Fleming y Garland logran con mucha menos tecnología que hoy en día, un par de zapatos rojos y el "We're off to see the Wizard" como himno transformar los vivos colores de la tierra de los Munchkins en una fantasía que lleva directa a Ciudad Esmeralda, donde un falso mago espera impaciente para intentar convencer a Dorothy y a sus amigos que sus trucos son en realidad los deseos que ellos anhelan. 



En un principio te puede parecer una tocada de narices que tras todo el camino que tiene que recorrer nuestra extraviada protagonista al final la clave para volver a casa era tan poco mágica como obvia; desearlo con todas tus fuerzas. Pero, si no hubiese hecho todo el camino para lograrlo, no habría conseguido eliminar a la Malvada Bruja del Oeste (despertando sospechas sobre su higiene personal si lo único que hacía falta era echarle agua por encima...) y, todavía más importante, no habría recordado que, por malas que parezcan las cosas, a fin de cuentas...


Nota: 8,5
_________________________________________________

Y hasta aquí la crítica que, personalmente, espero que os haya dado feelings. Con suerte, si no muero asfixiado por todos los deberes, exámenes y borderíos que lanza el profesor de filosofía, nos veremos muy pronto. Hasta entonces...


Nos vemos!

3 comentarios:

  1. Adoro esta película a niveles astronómicos!!!!! :) Te fijaste en los fallos tipo: el largo de las coletas de Dorothy???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras me "documentaba" leí lo de que al león se le ve el hijo que hace que se mueva la cola, pero no me había fijado en las coletas, jaja. Sí que es verdad que crecen y descrecen! xD

      Eliminar
  2. Hola!! Excelente nota. Una obra del cine que superó cada una de las barreras posibles, volviéndose más importante que los libros en sí.
    Además la película tiene una "mística" especial, ¡está rodeada de misteriors! Me parece que es magníficamente atemporal… tan simple, tan honesta… y sin embargo profunda en mensajes sobre el amor y el descubrimiento de uno mismo.
    Una de mis fantasías favoritas, que seguirá en la mente del hombre contemporáneo por generaciones.

    Te invito a leer mi propia nota sobre esta obra y decirme qué opinas!

    http://viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/09/el-mago-de-oz-cuando-el-cine-supera-la.html

    También, si querés podés seguirme en:

    https://www.facebook.com/sivoriluciano


    Subo notas de literatura, cine, humor y cultura en general. Saludos!!

    Luciano

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu opinión! :)

Quizás también te interese
¡Recomienda este blog!